Bebes | Los 5 Sentidos de la Maternidad

los cinco sentidos de los bebesLa vista, el olfato, el tacto, el oído y el gusto juegan un papel protagonista en la creación del vínculo que te une a tu bebé, mamá. Descubre cómo actúa cada uno de ellos.

Asesor: Rebeca Palomo Fraile, pediatra de Atención Primaria. Los 5 sentidos de la maternidad.

VISTA DE LOS BEBES: OJO QUE DICEN MUCHO

Desde que nació no puedes dejar de mirar a tu bebé. Y al hacerlo te encuentras con sus ojos, que al principio solo enfocan a una distancia menor de 25 cm, pero se quedan fijos en los tuyos, como hipnotizados.

Vuestra conexión comienza, en gran parte, a través de estas primeras interacciones cara a cara. “En su primer mes de vida, el bebé ya suele fijar la mirada en cualquier objeto que se le ponga delante, ya sea una persona, un muñeco con colores vivos que le llame la atención o un juguete; y hacia el tercer mes de vida empieza a reconocer y recordar la cara de su mamá. Por esta razón, sus padres representan el mejor estímulo visual para él”, explica el Dr. Diego Puertas Bordallo, Jefe de Servicio de Oftalmología Pediátrica del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid.

vista de los bebés

Una enorme sincronía Tan poderosa es la conexión que se crea con la vista que se hace real esa frase típica de las madres: “¡Con solo mirarle sé lo que le pasa!”.

Un estudio de Ruth Feldman, psicóloga de la Universidad israelí Bar-Ilan, demostró, tras examinar las miradas de una madre y su hijo de 3 meses, que ambos coordinaban su ritmo cardíaco con menos de un segundo de retraso, sincronía que aumentaba si además la madre le tocaba y hablaba.

A medida que pasan las semanas la vista del bebé se perfecciona y si haces muecas y le sonríes, responde imitándote. Hazlo a menudo, se sentirá querido.

La vista, el olfato, el tacto, el oído y el gusto juegan un papel protagonista en la creación del vínculo que te une a tu bebé, mamá. Descubre cómo actúa cada uno de ellos.

GUSTO: SABOR DE AMOR

Sus papilas gustativas comenzaron a desarrollarse a las 8 semanas y a las 13 ya se comunicaban con su sistema nervioso, permitiéndole saborear las sustancias que le llegaban a través del líquido amniótico.

Ahora, cuando comienza a mamar su ritmo cardiaco se acompasa. Y el sabor de tu leche, además del hecho de estar muy próximo a tu corazón durante la lactancia, tiene mucho que ver en ello. “El gusto es su forma de conocer el mundo. Además, al succionar el pecho también está tocando a su madre y oliendo la leche, con lo cual se produce todo un cúmulo de sensaciones”, explica Rebeca Palomo Fraile, pediatra de Atención Primaria.

sentido del gusto de bebes

Darle de mamar te une mucho a él. Y mientras el sabor de tu leche hace que tu bebé se vincule a ti, tú te enamoras de él gracias a las sensaciones que te produce darle de mamar. Durante la lactancia tu cerebro segrega oxitocina, la hormona del bienestar.

El sentido del gusto se irá desarrollando poco a poco, por el momento tan solo degustará el sabor de la leche materna o en polvo si no podemos suministrársela nosotras mismas, el del agua y alguna fruta y papillas que iremos introduciendo a lo largo de su infancia.

SENTIDO DEL TACTO DE LOS BEBES: UNA UNIÓN IRROMPIBLE A TRAVÉS DE LA PIEL

Este sentido le ha unido a ti desde el embarazo:

De todos los sentidos, este es el más importante para el recién nacido, ya que a través de los estímulos táctiles se relaciona con el exterior. “Toda su superficie corporal es muy sensible a estímulos, pero las plantas de los pies, las palmas de las manos y la nuca son las zonas con mayor sensibilidad”, explica la doctora García-Millán, dermatóloga pediátrica del Grupo de Dermatología Jaén.

Cuando tú le tocas en su cerebro se liberan neurotransmisores que producen sensación de confort; por ello, si le pones en tu pecho, piel con piel, notarás que su respiración se vuelve más profunda y que su musculatura se relaja.

Y para ti, la sensación también es única. “Los beneficios en el postparto inmediato del contacto piel con piel son muchos: mejor termorregulación del bebé, reducción del estrés postparto de madre e hijo y mayor secreción de oxitocina materna que favorece la instauración temprana de la lactancia”, dice la experta.

tacto del bebe

Mensajes importantes:

Tus caricias y tus besos son especialmente importantes para tu hijo, porque ejercen un efecto tranquilizador en él (y para ti, porque hacen que te enamores de él día tras día).

La delicadeza con la que le tocan tus manos le transmite tranquilidad y ternura. Es un lenguaje no verbal que le manda mensajes de cariño cuando lo meces en brazos, durante el momento del baño o mientras le haces un masaje (hazlo siempre suavemente y aprovecha para hablarle o cantarle al mismo tiempo).

OÍDO: SINFONÍAS PARA TU BEBÉ

“Al nacer, el oído del bebé realiza una diferenciación a nivel emocional entre sonidos agradables y desagradables, y sabe distinguir un tono armonioso de un sonido brusco”, explica el doctor Carlos Ruiz Escudero, jefe del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirón de Madrid.

Está demostrado que tus palabras de amor (y también las que le dice su padre) y la forma que tienes de transmitirlas influyen de una manera muy importante en su desarrollo emocional.

Así se activa el cerebro materno

Pero los sonidos que él emite (su llanto y más adelante sus risas y sus gorjeos) también afectan a tus emociones. El estudio de la Universidad de Navarra “Células madre y vínculo de apego en el cerebro de la mujer”, analizó a través de técnicas de neuroimagen la respuesta en el cerebro de las madres al oír el llanto y la risa de su hijo.

oido bebes

La zona del hemisferio derecho, que procesa las señales de alerta o temor, se activaba al oír llorar al bebé, mientras que al escuchar sus gorgoritos se activaba la del izquierdo, más relacionada con la confianza.

La conclusión es que las madres responden con más intensidad a los lloros, ya que tras el embarazo y el parto el cerebro de la mamá desarrolla una capacidad especial para reconocer las necesidades del bebé cuando está llorando y una sabiduría natural para gestionarlas.

OLFATO: OLORES QUE ACTIVAN SUS SENTIDOS

Su piel, su ropa, su cuarto…

Tu bebé y todo lo suyo tiene un olor único que actúa como una “droga” sobre ti. No es una forma de hablar: un estudio de la Universidad de Montreal ha demostrado que el aroma del bebé es adictivo para su madre porque activa la parte del sistema neurológico donde reside el deseo.

Además, ese olor crea un vínculo tan fuerte entre vosotros que cuando tu hijo sea mayor aún lo recordarás. La razón de que su piel huela tan bien es que posee unas características especiales: “Además de ser muy sensible, tiene una menor actividad en las glándulas sebáceas, que madurarán en la pubertad”, dice Cristina García-Millán, dermatóloga pediátrica del Grupo de Dermatología Jaén.

olfato bebé

Tu hijo también lo siente

El olfato también está implicado en vuestra unión de otro modo. El bebé nace con este sentido muy desarrollado porque de él depende su supervivencia: gracias al olor te reconoce y sabe dónde está su alimento, si tras el parto lo dejan boca abajo sobre tu abdomen, el aroma de tu leche le empujará a reptar sobre ti hasta alcanzar su pezón y engancharse a él para mamar.

Anuncios